Ruidos Molestos en el Edificio: ¿Qué hacer, a quién reclamar? Temática Consorcios

Quién no ha sufrido de ruidos molestos en el edificio, máxime aquellos edificios que constan de unidades funcionales grandes habitadas por familias numerosas, o en aquellos casos donde nos toca un vecino que se quita los nervios con su batería o aquellos que organizan fiestas sistemáticas y que perturban el sueño de muchos.

Así la mayoría de los consorcios establecen dentro de su reglamento pautas que ordenan la posibilidad de realizar ciertas actividades que puedan generar ruidos o algunas molestias a los demás habitantes del edificio.

En términos generales, si bien no existe una legislación específica, los reglamentos establecen en base al buen criterio y sentido común, que de lunes a viernes en determinados horarios prudenciales, se pueden realizar actividades como ver televisión, que los niños jueguen, escuchen música y los días sábado suele extenderse el horario nocturno para el festejo y el esparcimiento de los propietarios.

Algunos reglamentos de propiedad no establecen este tipo de de prohibiciones, dejándolo librado a lo que establezca el reglamento interno, cuyo fin y destino único es el de regular la convivencia.

El nuevo código civil y comercial que comenzará su vigencia el 1 de agosto de 2015, solamente expresa un par de cuestiones al respecto del tema aquí tratado: Art.2047, inc.b): Prohibiciones:” Está prohibido a los propietarios y ocupantes, perturbar la tranquilidad de los demás de cualquier manera que exceda la normal tolerancia”. Art.2069: Infracciones:”En caso de violación por un propietario u ocupante de las prohibiciones establecidas en este Código o en el Reglamento de Propiedad Horizontal, y sin perjuicio de las demás acciones que corresponden , el consorcio o cualquier propietario afectado tienen acción para hacer cesar la infracción, la que debe sustanciarse por vía procesal más breve de que dispone el ordenamiento local. si el infractor es un ocupante no propietario, puede ser desalojado en caso de reiteración de infracciones”.

Cómo se puede apreciar, el código se ha referido al tema de manera genérica ya que no define qué considera “Normal tolerancia” o “reiteración de infracciones”.

En definitiva y en base a la experiencia y jurisprudencia al respecto podemos decir que ante casos de ruidos molestos lo aconsejable es remitirse a la “Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires”, que atiende en la calle Piedras 574, 1er piso (C.A.B.A.) o bien hacerlo en la fiscalía más cercana al domicilio en cualquier horario y hasta via telefónica, debiendo ratificar la denuncia luego personalmente y siempre deben comparecer los damnificados.

Fuente Ips consorcios  y CPCECABA

 

Share Button

Comparte esta nota!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *