¿Cual es el precio razonable de un fondo de comercio?

Obviamente el precio de una cosa que se encuentra a la venta es el adjudicado por su comercializador pero nosotros no vamos a hacer aquí discusión sobre lo que vale o deja de valer un fondo de comercio, cualquiera puede pedir lo que le venga en gana, en un mercado libre como el nuestro y por cierto con todo derecho, entonces nuestra tarea es analizar cuales son los límites para saber si tal o cual precio es «razonable» o no lo es.

En primer lugar no debemos olvidar que con un fondo de comercio estaremos comprando la posibilidad de obtener una renta a partir de dicha inversión y que por lo tanto, inversión y rentabilidad deben tener cierta razonabilidad, porque de lo contrario estaremos invirtiendo en un nuevo problema.

El tiempo de recuperación de la inversión debe ser inferior al tiempo de duración de un contrato de alquiler comercial y lo razonable es que al ser éstos por un plazo de 3 años (a partir de la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial unificado el 1/08/2015, esta vigencia mínima será de 2 años), la recuperación de la inversión no debiera extenderse más allá de entre 1/4 y 1/3 de la vigencia del contrato de locación del local.  Por lo tanto es imperioso conocer la renta mensual Verdadera que devenga el establecimiento y para ello el vendedor no tiene más remedio que exponer las «cuentas claras», es decir no ocultar rentabilidad porque de lo contrario ningún comprador le creerá.  Y en el caso que el comprador sospeche que el negocio debe rendir pero el vendedor al no tener su posición fiscal en orden (sospecha de evasión fiscal), no puede demostrar algo que no existe, entonces una práctica habitual y razonable es solicitar a un Contador el análisis de situación, pero este costo, el de los honorarios del Contador, luego serán descontados del precio a pagar, así suele hacerse en la práctica, excepto donde el vendedor ofrece cuentas, balances y demás certificaciones que avalan sus pretensiones.

Otro punto importante a tener en cuenta es  el alquiler del local donde el comercio está funcionando y éste no debería demandar mas de 3 días de caja bruta diaria. Si lo supera la locación es onerosa en demasía para esa actividad; esto es un punto muy sensible en los costos operativos de la explotación.

Hay actividades comerciales como por ejemplo las paradas de diarios que solían tener un valor muy fijo, como decir que su compra equivale a la rentabilidad de 20 meses, ya que lo que se adquiere es un derecho «precario» para funcionar. A esta altura de los años creo que es un tipo de negocio muy custionable más que nada por el avance de la tecnología donde Internet «arrasó» con los diarios y revistas en papel. 

Hoy hay que tener mucho cuidado donde se invierte y en que, lo razonable es analizar el negocio que se desea comprar con los números reales y ahí tomar una decisión de hasta que precio estoy dispuesto a pagar y en cuanto tiempo estoy dispuesto a «amortizar» (recuperar) la inversión, lo cual va de la mano también con la situación de la economía del país y la inflación reinante.

A veces es mejor arriesgar en un nuevo negocio desde cero, porqué no?.

 

Autor: Dr. Ariel Fontao

 

Share Button

Comparte esta nota!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *